La revolución de las huertas comunitarias. Comida gratis y saludable para todos

“No hay nada más lindo que cosechar las verduras y llevarlas a la mesa”

Desafortunadamente, muchos habitantes de la ciudad no tienen un patio para plantar un jardín, o incluso un balcón soleado para un jardín vertical. Y, sin embargo, al mismo tiempo, muchas ciudades están repletas de lotes baldíos: tierras perfectamente buenas sin usar y llenas de escombros. Convertir esa tierra en un espacio de huerta urbana que los residentes puedan compartir sería beneficioso para todos.

Esa es exactamente la idea detrás de los huertos comunitarios. Compartir parcelas de tierra donde las personas se reúnen para cultivar verduras y flores.

En ciudades de todo el mundo, los huertos comunitarios están convirtiendo los espacios feos y no utilizados en parcelas verdes y productivas, además de brindar a los habitantes de los apartamentos la oportunidad de disfrutar de los placeres de la jardinería.

“Sembrar es como imprimir tu propio dinero”

Ron Finley

Beneficios de los huertos comunitarios

Los huertos comunitarios son parte de la economía compartida. Permiten que muchas personas disfruten de un recurso, en este caso, tierra para cultivar, que no podían pagar por su cuenta. Sin embargo, no son solo los propios jardineros los que se benefician de los huertos comunitarios, los beneficios se extienden al resto del vecindario e incluso a la sociedad en general.

Estos son algunos de los beneficios de los huertos comunitarios:

 Embellecer ciudades. Muchos jardines comunitarios se encuentran en lo que alguna vez fueron lotes vacíos llenos de basura. Cuando los ciudadanos se hacen cargo, limpian los escombros y los reemplazan con exuberante vegetación. La jardinería comunitaria convierte a los huertos urbanos en espacios verdes vibrantes, lo que mejora la calidad de vida de todos en el vecindario, no solo de las personas que realmente cuidan la huerta. Incluso hay evidencia de que tener un jardín comunitario aumenta los valores de las propiedades en los alrededores.


Productos frescos. Muchos barrios urbanos son «desiertos alimentarios«, lugares donde es casi imposible comprar frutas y verduras frescas. Los jardines comunitarios proporcionan productos frescos y nutritivos para muchas familias que de otro modo no podrían pagarlo, mejorando su dieta y su salud en general.

Estilos de vida saludables. La huerta urbana brinda a los habitantes de la ciudad la oportunidad de disfrutar del aire fresco y de un ejercicio saludable al aire libre. También proporcionan un refugio tranquilo del ruido y el bullicio de un vecindario urbano, aliviando el estrés de los residentes.

 Un ambiente más limpio. Las plantas en un jardín comunitario aportan oxígeno y ayudan a reducir la contaminación del aire. También absorben el agua de lluvia, reduciendo la cantidad de agua que corre por las calles y transporta contaminantes a ríos y lagos. Muchos jardines comunitarios también participan en el compostaje, reciclando desechos de plantas como hojas y poda de árboles en fertilizantes útiles.

Comunidades más fuertes. Compartir un jardín comunitario les da a las personas la oportunidad de conectarse con sus vecinos. Los participantes también se sienten más involucrados personalmente en los lugares donde viven, ganando sentido de propiedad y espíritu comunitario.

Oportunidades educativas. Trabajar en un jardín comunitario es una buena manera para que los niños aprendan de dónde provienen los alimentos y obtengan una introducción básica a los problemas ambientales, también puede ser educativo para adultos. Las huertas comunitarias brindan a las personas la oportunidad de conocer a los vecinos que provienen de diferentes orígenes, incluidas personas de diferentes edades, razas, culturas y clases sociales.

Como comenzar un huerto comunitario

1. Habla con tus vecinos

Hable con la gente de su vecindario para saber si están interesados ​​en un jardín comunitario. Incluya tanto a las personas como a las organizaciones locales, como grupos comunitarios, sociedades de jardinería y asociaciones de propietarios e inquilinos, en la conversación.

Discuta qué tipo de huerta serviría mejor a las necesidades de su comunidad. Por ejemplo, hable sobre lo que sería más útil para cultivar en el huerto: vegetales, flores o ambos. Discuta si las personas preferirían un espacio único que todos manejen juntos, o parcelas separadas para que las personas individuales atiendan. Además, averigüe si las personas preferirían que el jardín sea orgánico.

Si parece haber suficiente apoyo para la idea de una huerta comunitaria, forme un grupo para hacerse cargo del proyecto. Invite a las personas que estén más interesadas y que tengan tiempo para invertir a formar parte de este comité. Una vez que forme su grupo, reúnase para hablar sobre sus ideas para el proyecto y desarrolle un plan. Si es necesario, asigne personas específicas a trabajos particulares, como financiación, publicidad y preparación del sitio del jardín.

2. Identificar recursos

Averigua qué recursos tiene tu ciudad que podrían ayudarte con el proyecto de huerto comunitario. Los posibles recursos incluyen:

Planificadores municipales locales, que pueden ayudarlo a encontrar posibles sitios para su huerto
Clubes y sociedades de jardinería, así como personas con experiencia en jardinería y paisajismo.

 

3. Encuentra un sitio

Este es el paso más crucial en la planificación de un jardín comunitario. Busque en su vecindario un sitio que tenga los siguientes rasgos:

No se está utilizando para nada más.
Obtiene mucha luz solar, al menos seis horas al día, si planea cultivar vegetales.
Es relativamente plano.
Tiene una fuente de agua disponible. Si no está seguro, comuníquese con su empresa de servicios de agua local para preguntar si la propiedad tiene un medidor de agua.
No contiene piezas grandes y pesadas de escombros que serían difíciles de eliminar.
Está cerca de usted y de los otros vecinos que desean participar en el jardín comunitario, idealmente a poca distancia.

Póngase en contacto con el propietario del sitio que más le guste para preguntarle si puede usar el terreno. Si no sabe quién es el propietario del lote. Escriba al propietario una carta describiendo cómo funcionará su proyecto de huerto comunitario y sus beneficios para la comunidad.


Si el propietario está de acuerdo, el siguiente paso es negociar un contrato de arrendamiento. Intenta alquilar la tierra por al menos tres años. Incluya una exención que proteja al propietario de responsabilidad si alguien resulta lesionado mientras trabaja en el jardín. Considere la posibilidad de comprar un seguro de responsabilidad civil para protegerse en el mismo caso.

4. Planifica tu jardín

Decide qué quieres que incluya tu jardín comunitario. Mida el sitio y dibuje un mapa a escala simple que pueda usar para planificar la ubicación de los diferentes componentes, tales como camas de jardín y caminos. Luego, reúnase con su grupo de jardinería para discutir cómo desea diseñar su jardín.

Los jardines comunitarios comúnmente incluyen:

Parcelas de jardín individuales
Caminos entre camas
Contenedores de compost
Un cobertizo u otra estructura para almacenar herramientas
Un área común para la reunión, que podría incluir bancos o mesas de picnic y una fuente de sombra.
Una cerca alrededor del exterior para proteger su jardín del vandalismo y el robo.

Es elemental incluir árboles frutales y un tablón de anuncios de la comunidad. Otra característica posible es un área de jardín especial solo para niños.

5. Comience a cultivar un huerto

Ahora que tiene su sitio preparado y sus reglas establecidas, su jardín comunitario está listo para abrir sus puertas. Deje que todos los participantes entren para comenzar a plantar sus camas individuales y trabajen juntos para plantar áreas comunes.

Una vez que su huerta esté en funcionamiento, corra la voz para que el resto de la comunidad lo sepa. Invite a los visitantes a recorrer el jardín y compartir actualizaciones a través de los tableros de anuncios de la ciudad o las redes sociales. Incluso puede organizar una fiesta para celebrar la «gran inauguración» de su jardín y reconocer a todas las personas que ayudaron a que esto suceda.

No olvides mantener abiertas las líneas de comunicación entre los miembros. Las formas de hacerlo incluyen un árbol telefónico, una lista de correo electrónico o un tablón de anuncios a prueba de lluvia en el jardín. Asegúrese de que todos los participantes sepan sobre los pequeños problemas desde el principio, antes de que se conviertan en grandes problemas. Continúe reuniéndose regularmente para revisar su plan de jardín y hacer los cambios que sean necesarios, según lo que haya aprendido o los comentarios de los vecinos.

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.