Agua en polvo, el invento mexicano que puede solucionar las sequías

Aunque “agua en polvo” suene a paradoja, en la realidad ya es un hecho. Y es que un mexicano -a quien la revista Discovery reconoció como “la mente más brillante de México”- ha ideado un proyecto que daría solución al problema de la escasez hídrica en territorios desérticos.

Sergio Jesús Rico Velasco es un ingeniero e investigador del Instituto Politécnico Nacional de la CDMX (México) que ha desarrollado una sustancia química capaz de absorber el agua de lluvia y, paso seguido, solidificarse. De esta manera, al transformarse en un material sólido de aspecto gelatinoso, es posible guardarla en costales, cubetas y hasta en botellas.

¿Qué es el “agua en polvo o agua sólida”?

“Silos de Agua” -el nombre que Rico Velasco le ha dado a este invento- es un polímero fabricado a base de Potasio, no tóxico y biodegradable, que actúa atrapando el agua de lluvia con el objeto de utilizarla posteriormente en el riego. El producto, cuya presentación a la venta es en polvo, debe colocarse en la tierra a la altura de las raíces de la planta. Cuando llueve, esta sustancia química retiene el agua y luego se solidifica (evitando así, que el líquido se filtre y/o evapore). De esta forma, la planta consume el agua que está guardada en los granos y una vez que la humedad se extingue completamente de éstos, vuelven a transformarse en polvo.

Ventajas:

Un invento de las características de “Silos de Agua” resulta beneficioso para los agricultores, pero también constituye un aporte al cuidado de los recursos hídricos del planeta. Sin ir más lejos, un kilo de “agua en polvo” almacena unos 500 litros de agua, lo cual no es un dato menor si se considera que el 70% del agua del mundo se destina al riego agrícola según la ONU.

El mismo ingeniero mexicano se ha encargado de señalar en diversas entrevistas, que este desarrollo ayuda a reducir entre un 50 y un 90% la cantidad de agua empleada en el riego. Es por ello que, en países como la India, España, Dubai, Estados Unidos e incluso en Latinoamérica (Colombia, Guatemala, Honduras, Ecuador, etc.) el producto ha tenido muy buena acogida.

Por otro lado, además de ser amigable con el suelo protegiéndolo de la erosión y evitando la contaminación del agua, este polímero puedo permanecer en la tierra por 10 años.  Son todas estas propiedades, las que han hecho que la creación de Sergio Jesús Rico Velasco se consolide ante el mundo como una alternativa más que válida para esas zonas en las que el agua es escasa ya sea por las condiciones climáticas u otros factores. Sin embargo, la influencia del “agua sólida” no termina allí, puesto que ayuda a exponer cómo la ciencia puede desarrollar valiosas herramientas que colaboren en el cuidado del agua.

Yanina Ludueña

Finalizando la Licenciatura en Español. Trabajo como docente y en el ámbito del diseño gráfico. Interesada en la comunicación, la cultura y la escritura. Me gusta investigar y aprender sobre las propiedades de las plantas y la permacultura.