Si te cuesta dormir o vives estresado, este consejo es para ti.

Si eres de los que les cuesta dormir (o duermes mal), y eso te pone de malas y disminuye tu rendimiento en el trabajo y la escuela, este consejo te vendrá bien: según un estudio, las mantas más pesadas te ayudarían a dormir mejor e, incluso, a tratar la ansiedad, el insomnio y el estrés.

El estudio publicado por Occupational Therapy in Mental Health (Terapia Ocupacional en Salud Mental),  asegura que las mantas más pesadas ayudarían a mejorar la calidad del sueño. El estudio tiene en cuenta que el peso para dormir se amolda al cuerpo y, en cierto grado, simula un cálido abrazo, ayudando a relajar el sistema nervioso de manera segura y natural.

Esta presión estimula la liberación de serotonina, que mejora el estado de ánimo

Estos resultados fueron corroborados por el medio especializado Australasian Psychiatry que, en su estudio confirmó que las mantas pesadas disminuyeron síntomas de angustia y signos visibles de ansiedad.

Según el Ph.D Temple Gradin, la presión táctil profunda relajante es similar a la que se hace al sostener y acariciar (incluso a tu perro), mientras que un toque más liviano, alerta al sistema nervioso.

Para los psiquiatras, las mantas pesadas son grandes aliadas para ayudar a personas con ansiedad y problemas similares como el descontrol de ira, TOC, estrés y trastornos de bipolaridad, debido a que todas estas patologías se relacionan con el bajo nivel de serotonina.

La terapia de sueño con peso también se usa frecuentemente en niños con trastornos sensoriales.

Hace poco salió a la venta la manta Gravity, una manta a la que se ha añadido peso y que promete dulces y profundos sueños a todo el que la utiliza. Estas mantas, cuyo peso oscila entre los 7 y los 11 kilos, ya se han utilizado ocasionalmente en contextos médicos, pero la manta Gravity no tiene el aspecto de la clásica manta de hospital. Se le ha colgado la etiqueta de producto para el “bienestar” y se comercializa en agradables tonos neutros y tejidos confortables; la campaña de Kickstarter logró recaudar 4.729.263 dólares de los 21.500 que tenía como objetivo.

Los increíbles efectos de la presión profunda

La idea de usar una manta como remedio para el insomnio sienta sus bases en la terapia de presión profunda, la cual se ha utilizado con excelentes resultados en los niños que sufren un trastorno del espectro autista. De hecho, estos niños a menudo experimentan una sobrecarga sensorial provocada por sus dificultades para filtrar la información proveniente del medio. Como resultado, se muestran inquietos y ansiosos, un estado similar al que experimentamos cuando no logramos conciliar el sueño. La terapia de presión profunda les ayuda a recobrar la calma.

Esta terapia consiste en estimular a través del tacto diferentes puntos en el cuerpo, para generar un estado de tranquilidad y relajación. De hecho, se ha apreciado que este tipo de presión estimula la actividad del sistema parasimpático y disminuye la actividad del sistema simpático. Como resultado, se alivia la ansiedad, baja la presión arterial y el ritmo cardíaco vuelve a la normalidad.

Huffington Post

Upsocl