Familia colombiana crea cuero Vegano, sostenible y biodegradable hecho con suculentas

A medida que nos volvemos más conscientes de los desafíos que enfrenta nuestro mundo, muchos de nosotros buscamos ser cada vez más conscientes del medio ambiente como consumidores. Dado que la industria de la moda es el segundo mayor contaminante del mundo, esto también debe afectar lo que elegimos usar de ropa diaria. Una opción para aquellos interesados ​​en introducir más sostenibilidad en sus gastos es el cuero vegano. Esto puede ofrecer el doble beneficio de reducir nuestra huella de carbono y también ofrecer una alternativa a base de plantas para aquellos que buscan un estilo de vida libre de crueldad animal.

Gabriel Moreno, estudiante graduado de la Universidad de Oxford, desarrolló un cuero alternativo procedente de la planta de Fique colombiano y látex de caucho natural. Gabriel y su padre Alex fundaron Fiquetex, una empresa textil ecológica que fabrica cueros y telas sostenibles, biodegradables y renovables. Desarrollaron un cuero resistente como una alternativa a las prácticas dañinas para el medio ambiente que a menudo se encuentran en la industria de la moda. Ellos recibieron una subvención de £ 5,000 de la Universidad de Oxford para ayudar a impulsar su empresa textil ecológica.

⁣El joven de 25 años explicó: «Estas plantas crecen en todas partes en Colombia desde el nivel del mar hasta una altitud de 3000 metros y no necesitan agua ni pesticidas, lo que la hace súper eficiente.

Fiquetex utiliza la planta natural de Fique y un látex de caucho natural como agente aglutinante, lo que significa que los materiales son 100% biodegradables. Una vez que el material ha llegado al final de su vida útil, puede ser enterrado y se convertirá en nutrientes para el suelo. Utilizan un acabado natural en los materiales para garantizar la durabilidad. El proceso utiliza alrededor de un 10% menos de energía que las pieles sintéticas y la planta de Fique también absorbe CO2 cuando está viva, contribuyendo aún más a reducir las emisiones nocivas al medio ambiente.

Han conseguido convertir esta planta en cuero vegano y tela normal. Le están dando usos ilimitados como para bolsos, billeteras, tapicería de sillas y empaques para cosas como flores cortadas. Ademas, Colombia es el segundo exportador de flores más grande después de Holanda y, en este momento, se usa plástico para envolver flores, esperan que su producto pueda ayudar a reducir los desechos allí.

El impacto medioambiental y ético fue una consideración clave al iniciar la empresa. Además, descubrieron que los millennials expresaron interés en comprar alternativas ecológicamente amigables, por lo que sabían que había un gran potencial para una alternativa 100% sostenible en el mercado.

Han recibido el respaldo y apoyo de los gobiernos locales de Colombia, la Real Academia de Ingeniería de Londres, así como el interés de funcionarios australianos y peruanos interesados ​​en expandir Fiquetex. Tienen el poder de hacer cambios.

Ahora están instalando una fabrica de cuero vegano en Itagüí con capacidad de producir tres millones de metros al año, el 80 % de los cuales será exportado a países como Australia, Canadá, Reino Unido, Alemania y Holanda. La fábrica de producción comenzara a producir a mediados de 2021 en Colombia, pero Moreno espera que hayan muchas fabricas mas en todo el mundo.

Melisa Jankac

Melisa, se dedica al movimiento y a la conciencia corporal, promoviendo un estado de integridad del ser. Ella cree que la sustentabilidad es danzar en armonía con el planeta, por tal motivo dedica parte de su tiempo a escribir artículos sobre Ecología.