Recientes estudios científicos vinculan el contacto con la tierra con una mayor producción de serotonina y la consiguiente mejora en la salud y una sensación de bienestar general.

Investigadores de la Universidad de Bristol y el University College de Londres descubrieron, que una bacteria «amigable» que se encuentra comúnmente en la tierra, activa la producción de la serotonina en las células cerebrales y cumple una función similar a los antidepresivos.

Sugieren que esto podría explicar por qué el desequilibrio del sistema inmunitario podría hacer que algunas personas sean vulnerables a trastornos del estado de ánimo como la depresión .

El autor principal, el Dr. Chris Lowry, de la Universidad de Bristol, dijo: «Estos estudios nos ayudan a comprender cómo el cuerpo se comunica con el cerebro y por qué un sistema inmunológico saludable es importante para mantener la salud mental «.

soil hand photo

Efecto similar a los antidepresivos.

Se ha demostrado que las vacunas de microbios tienen efectos similares a los medicamentos antidepresivos, como Prozac, pero sin los efectos secundarios de estos medicamentos. Esto se debe a que los microorganismos aumentan los niveles de oxitocina en el cuerpo, lo que aumenta la producción de serotonina.

Los niveles bajos de serotonina se asocian con afecciones depresivas, ansiedad, trastorno bipolar y trastorno obsesivo compulsivo.

Vaccae se encuentra en suelos saludables, libres de contaminantes, y cuando las personas entran en contacto con el suelo y estos microbios, estimulan la producción de serotonina generando una sensación de felicidad y relajación.

El contacto con los microorganismos se produce por vía aérea y, en ocasiones, por pequeños cortes en la piel que dan acceso al sistema sanguíneo. Además de no tener efectos secundarios negativos, el hábito de plantar y cultivar plantas también puede ayudar en el desarrollo de hábitos alimenticios más saludables.

También te puede interesar:  Vitaminas y minerales para aumentar la libido

El motivo

Algunos investigadores han propuesto que el fuerte aumento de los casos de asma y alergia durante el siglo pasado se debe, inesperadamente, a vivir demasiado limpio. La idea es que la exposición de rutina a microorganismos inofensivos en el medio ambiente, por ejemplo, las bacterias del suelo, entrena nuestro sistema inmunológico para ignorar las moléculas benignas como el polen. Tomando esta «hipótesis de higiene» en una dirección aún más sorprendente, estudios recientes indican que el tratamiento con una bacteria específica del suelo, Mycobacterium vaccae , puede aliviar la depresión. Por ejemplo, los pacientes con cáncer de pulmón que fueron inyectados con M. vaccae reportaron una mejor calidad de vida y menos náuseas y dolor. Ahora, un equipo de neurocientíficos e inmunólogos puede haber descubierto por qué esto funciona. La bacteria, cuando se inyecta en ratones, activa un conjunto de neuronas liberadoras de serotonina en el cerebro, los mismos nervios a los que apunta Prozac .

Estudios en Inglés:

“Identification of an Immune-Responsive Mesolimbocortical Serotonergic System: Potential Role in Regulation of Emotional Behavior”

“Mind & Brain/Depression and Happiness – Raw Data “Is Dirt the New Prozac?”